¿Debería hacer AI-Música? Por qué los conservadores humanos se resisten al auge de la IA

¿Debería hacer AI-Música? Por qué los conservadores humanos se resisten al auge de la IA


Remodelar la melodía

Los revolucionarios avances de la Inteligencia Artificial (IA) han tenido un impacto significativo en varias industrias, como la televisión, el cine, la medicina y, sobre todo, la industria musical.

A lo largo de la historia, la industria musical ha estado a la vanguardia de la adopción y adaptación a las nuevas tecnologías. La introducción del iPod de Apple y el iTunes Store revolucionó la forma de comprar música, sustituyendo formatos físicos como los CD y los tradicionales discos de vinilo por descargas digitales en mp3. La disponibilidad generalizada de Internet de alta velocidad, facilitada por la expansión de la banda ancha de fibra óptica, allanó el camino para que Spotify se estableciera como el servicio de streaming dominante, alterando fundamentalmente el panorama del consumo de música.

Imagen generada por IA (Midjourney)

Ahora, la IA está a punto de alterar de nuevo el panorama de la industria musical. El reciente lanzamiento de la canción de Drake "Heart on My Sleeve", generada por IA, ha conmocionado a todo el sector y ha hecho que muchos empiecen a pensar en cómo será el futuro de la industria musical cuando los modelos generativos de IA puedan aprender por sí mismos a escribir, cantar y producir música al estilo de los artistas más importantes de la actualidad.

La aparición de la música generada por IA plantea varias cuestiones importantes. La legislación actual sobre derechos de autor no protege la voz ni el estilo musical, por lo que las grandes discográficas tienen muy poca capacidad de represalia contra quien utilice IA para generar obras musicales al estilo de un artista ya consagrado. Esta falta de protección legal suscita dudas sobre la integridad artística y la originalidad en la industria musical.

Esta originalidad tiene preocupados a muchos comisarios y creadores de gustos de playlist por el futuro de la industria musical. Lo que he oído decir a los comisarios de playlist es que no aceptan la música de IA en su playlists por carecer de autenticidad y originalidad y que estos creadores deberían "dejar hacer arte a los humanos".

Imagen generada por IA (Midjourney)

Ahora, lo bueno

Las herramientas de IA pueden democratizar la industria musical. Históricamente, las grandes discográficas y los guardianes de la industria han ejercido un control significativo sobre lo que se produce y promociona. Con la IA, los aspirantes a músicos y los artistas independientes pueden crear música de alta calidad sin depender de costosos equipos de estudio o conexiones con la industria. Esto abre nuevas vías a la creatividad y permite que se escuchen voces más diversas.

En 2019, la cantautora Holly Herndon lanzó famosamente un álbum entero en el que armonizaba con una versión de sí misma en IA.

YACHT, un grupo de electropop de Los Ángeles, entrenó un sistema de aprendizaje automático con todo su catálogo musical. "Después de que la máquina escupiera horas de melodías y letras basadas en lo que había aprendido, la banda seleccionó su producción y unió las partes más intrigantes en canciones coherentes". Esto valió a la banda su primera nominación a los Grammy en sus 20 años de carrera.

Imagen generada por IA (Midjourney)

Numerosos artistas se han apresurado a aprovechar las posibles ventajas de la música con inteligencia artificial.

Los artistas pueden aprovechar las herramientas de IA para mejorar sus composiciones, perfeccionar su sonido o experimentar con nuevos estilos.

Algunas de estas herramientas de IA son

  1. ChatGPT

    Chat GPT puede utilizarse para generar títulos de canciones, hacer lluvia de ideas sobre letras y melodías, redactar correos electrónicos de presentación y publicaciones en redes sociales, y dar recomendaciones para promoción y marketing.
  2. Magenta AI

    Magenta Studio es una plataforma de código abierto con un conjunto de plugins musicales. Aprovechando los métodos de aprendizaje automático más avanzados para la creación musical, Magenta puede utilizarse como aplicación independiente o como plugin compatible con Ableton Live.
  3. Orb Producer Studio

    Orb Producer es una plataforma de tecnología avanzada que ayuda a los productores a generar melodías, líneas de bajo y sonidos de sintetizador de tabla de ondas. Utilizando técnicas de vanguardia, crea un sinfín de patrones musicales y bucles para que los músicos se inspiren y desarrollen sus ideas.
  4. Loudly

    El avanzado motor de reproducción de Loudly mezcla 170.000 bucles de audio curados, siguiendo progresiones de acordes en tiempo real. Los sistemas expertos y las redes generativas adversariales garantizan composiciones con sentido. En colaboración con expertos en ML, Loudly crea canciones generadas por IA en cuestión de segundos.
  5. Boomy

    Una de las empresas de música con IA más conocidas es Boomy. Boomy es una comunidad musical de IA en la que los usuarios pueden crear contenidos originales y obtener ingresos a través de plataformas de medios sociales. Estas canciones generadas por los usuarios también pueden enviarse a plataformas de streaming populares como Spotify, TikTok y YouTube, lo que convierte a Boomy en una herramienta inestimable para la producción impulsada por IA.

En este contexto, la IA es más un socio colaborador que un sustituto de la creatividad humana. Cuando se utiliza de este modo, la IA puede ser una poderosa herramienta para que los artistas amplíen sus horizontes creativos y exploren territorios inexplorados.

Imagen generada por IA (Midjourney)

Limitaciones de la IA

Los creadores de gustos y los comisarios de playlist desempeñan un papel fundamental a la hora de contextualizar la música en marcos culturales y sociales. Seleccionan playlists para reflejar estados de ánimo, acontecimientos o subculturas específicos, mostrando un profundo conocimiento de las preferencias del público destinatario. La música generada por la IA, aunque es competente en la generación de música que se ajusta a los parámetros predefinidos de género/estilo, a menudo carece de la capacidad de comprender el contexto cultural más amplio en el que opera la música.

Por lo que hemos visto en Playlist Push, los verdaderos fans de Juice WRLD no están interesados en escuchar su voz en una pista generada por la IA.

Esta limitación dificulta su capacidad para adaptarse perfectamente a las necesidades y gustos específicos de los distintos oyentes. La falta de una comprensión cultural matizada puede dificultar que la música generada por la IA resuene con playlist comisarios y creadores de gustos que dan prioridad a la relevancia contextual de la música.

Imagen generada por IA (Midjourney)

Una de las principales preocupaciones en torno a la música generada por IA es su capacidad para evocar emociones genuinas y establecer una conexión auténtica con los oyentes. La música tiene un poder extraordinario para transmitir sentimientos y contar historias, reflejando a menudo las experiencias y emociones del artista. Los creadores de gustos y los comisarios de playlist valoran la música que resuena profundamente en el público y muestra la perspectiva única del artista. La música generada por IA, a pesar de su notable capacidad para imitar diversos estilos y géneros, carece a menudo de la profundidad emocional y el toque personal que los músicos humanos aportan a su música. Esta falta de autenticidad y conexión emocional puede hacer que los creadores de gustos y los comisarios de playlist se muestren escépticos sobre el impacto a largo plazo de la música generada por IA.

Melody in Flux: Navigating the Uncertain Harmonies of AI Music" (Melodía en flujo: navegando por las armonías inciertas de la música de IA)

Como ocurre con todos los nuevos avances tecnológicos en la industria musical, hay quienes temen cómo cambiará el panorama actual de la industria musical y quienes están creando formas nuevas e innovadoras de utilizar esta tecnología para mejorar su música.

Hay músicos que se burlaron de innovaciones como los sintetizadores (años 50), la autoafinación (finales de los 90) e incluso la creación de estaciones de trabajo de audio digital (principios de los 80), y los hay que abrazaron la nueva tecnología y la utilizaron para subir el listón y mejorar su oficio.

Imagen generada por IA (Midjourney)

En última instancia, el futuro de la música con IA es incierto. Es un campo en rápida evolución que plantea tanto oportunidades como retos. Será crucial encontrar un equilibrio que permita la coexistencia de la IA y la creatividad humana, garantizando al mismo tiempo que los artistas reciban una compensación adecuada por su trabajo.

A medida que la tecnología siga avanzando, será esencial mantener debates continuos sobre las implicaciones éticas, los marcos jurídicos y el papel de la IA en el proceso creativo. La industria musical y los artistas, sellos discográficos y oyentes deben unirse para configurar el futuro de la música con IA de forma que se fomente la innovación, se proteja la integridad artística y se apoye el sustento de los músicos.